28 de Septiembre 2018

Guía de Uso de Reboots

Alena Ozerova/Shutterstock.com

Máxima recuperación para un máximo rendimiento: para que puedas alcanzar los mejores resultados posibles, es importante que uses las Reboots de forma correcta. La guía de uso de Reboots te explica que debes tener en cuenta para configurar tus Reboots de forma óptima.

¿Qué tan frecuentemente puedo usar las Reboots?

Si lo necesitas, puedes usar las Reboots todos los días. El tiempo óptimo de uso se encuentra entre 30 y 50 minutos. También es posible utilizarlas por más tiempo. Sin embargo, recomendamos no superar una duración total de 1,5 horas. El lema “mientras más, mejor” no aplica para el caso del uso como recuperación. Utiliza las Reboots usando el sentido común y presta atención a lo que se siente bien para tu cuerpo.

¿Para qué puedo usar las Reboots?

Puedes utilizar las Reboots en los siguientes campos de aplicación:

  • Directamente después del entrenamiento: Luego de un fuerte entrenamiento, las Reboots te ayudan a deshacerte del ácido láctico y recuperarte más rápidamente. De ser posible, el uso para la recuperación debe iniciarse de 30 a 60 minutos luego de la aplicación. Naturalmente, también es posible un uso posterior.
  • Para relajarte: ¿Tuviste un día duro y quieres relajarte en la noche? Un masaje con las Reboots puede ayudarte.
  • Para calentar: Las Reboots no fueron desarrolladas para hacer un precalentamiento antes del entrenamiento. Sin embargo, hemos escuchado de varios atletas que han tenido buenas experiencias con sesiones cortas antes del entrenamiento. La sesión debe ser corta y con baja presión.

Sin importar qué uso le des a las Reboots: durante el uso para recuperación, coloca las piernas lo más horizontal posible y un poco elevadas a la altura del corazón. Debes evitar usarlas con las piernas dobladas o hacia abajo. También debes estar pendiente de que las mangueras de aire no se doblen ni se obstruyan.

¿Qué presión puedo utilizar?

Mucho no siempre ayuda mucho. En especial cuando comiences a utilizar las Reboots, es mejor empezar lentamente. Te recomendamos comenzar con una presión baja y luego aumentarla en el siguiente uso. Puedes aumentar la presión de forma individual de 30 hasta 240 mmHg en 30 niveles. De ser necesario puedes omitir cámaras de aire individuales para dejar por fuera áreas sensibles al dolor, por ejemplo.

La circunferencia de la pierna es crucial para elegir la presión correcta. Los usuarios con piernas más delgadas tienen que trabajar más frecuentemente con presiones más altas. En general, la presión ideal varía de deportista en deportista. Cada cuerpo es diferente. Sobre todo debes escuchar a tu cuerpo y elegir la presión que se sienta bien para ti. Para alguien 180 mmHg pueden ser perfectos, mientras que para otra persona puede ser demasiado alto. Además de escoger la presión adecuada, la  ubicación también es importante.

¿Cómo se diferencian los programas de las Reboots?

Dependiendo del aparto, se encuentran disponibles diferentes programas. Se diferencian entre sí en la forma en que se inflan las cámaras de aire. En el gráfico puedes ver, por ejemplo, el proceso del programa A de las Reboots Go. En este programa se inflan las cámaras de aire una después de la otra. El programa comienza abajo, por los pies. La onda de presión va recorriendo cámara por cámara hasta llegar a la parte superior del muslo y luego comienza de nuevo en los pies.

¿Cómo encuentro el programa adecuado?

Además del programa A descrito arriba, tienes la posibilidad de elegir de entre los siguientes programas:

Programas de Reboots One

  • El Programa A es el programa básico. Es válido para la mayoría de los casos. Aplica una presión muy puntual, por lo que es adecuado para relajar los músculos. Corresponde al programa A de las Reboots Go.
  • El Programa B es más intenso, por lo que se evita el reflujo a través de la presión continua de las cámaras de aire. Por eso, el programa B está pensado para el desecho de lactatos. Si eres principiante, debes adecuarte a este programa poco a poco y luego de haber utilizado el programa A por un tiempo. Este programa también es bueno para iniciarte en tu aplicación de recuperación. Puedes usarlo durante los primeros 30 minutos y luego cambiarte cuando lo necesites. Es importante utilizar una presión inicial baja (de 90 a 120 mmHg). De esta forma garantizas un drenaje óptimo. Posteriormente puedes aumentar la presión. Corresponde al programa B de las Reboots Go.
  • El Programa C corresponde esquemáticamente al programa A. La diferencia se encuentra en que se inflan dos cámaras de aire a la vez. Lo que en teoría reduce el tiempo de uso a la mitad, o duplica las rondas de inflado al doble. Por lo tanto, es particularmente adecuado para aplicaciones cortas intermedias, así como en aquellos momentos que no se cuenta con mucho tiempo. Corresponde al programa F de las Reboots Go.
  • El Programa D maximiza el número de rondas de compresión en un determinado tiempo.
  • El Programa E evita a través del inflado de las cámaras el reflujo de ácido láctico, durante el cual al menos tres cámaras siempre mantendrán la presión.
  • El Programa F también evita el reflujo de ácido láctico. Sin embargo, en contraposición con el programa E, este programa está diseñado para un uso más intensivo.

Programas de las Reboots Go

  • El Programa A corresponde al programa A de las Reboots One.
  • El Programa B corresponde al programa B de las Reboots One.
  • El Programa C corresponde al programa F de las Reboots One.
  • El Programa D complementa al programa C con un efecto de pulso muy efectivo. Para lograr esto, la presión en la última cámara activa es aumentada y disminuida tres veces. De modo que los productos de desecho del metabolismo tengan tiempo de moverse a través del tejido. Como resultado se pone en práctica una recuperación completa.

¿Puedo utilizar las Reboots en combinación con baños de hielo?

En general, no hay nada que hable en contra de la combinación de ambas formas de recuperación a tiempos diferentes. Sin embargo, debes saber que ambas medidas se contrarrestan. El frío hace que tus vasos se contraigan. Mientras que con el uso de las Reboots se busca mejorar la circulación. Eso significa que un baño de hielo antes de su uso es contraproducente, ya que la sangre circula con menos facilidad en vasos contraídos. Si quieres combinar ambas medidas, el orden es crucial: te recomendamos primero usar las Reboots y luego tomar el baño de hielo, y no al contrario. Te recomendamos encarecidamente que no utilices las Reboots mientras tomas un baño de hielo. Esto es muy peligroso porque el agua fría puede entrar en el dispositivo.

¡Suscríbete a nuestro boletín de noticias!

0 comentarios